19 oct. 2014

Historia de una silla

Esta es una silla que alguien pensó que ya no servia y que yo decidí darle una segunda oportunidad
 Así es como estaba cuando llego a mis manos
 Después de desmontarle el asiento por completo, le di una mano de imprimación

Aquí ya con dos manos de pintura  blanca, lijado y unos brochazos con pincel casi seco en color gris



Le he puesto esta tela en rayas gris y blanco y una cinta de pasamanería  para tapar las grapas





Y este es el resultado, he disfrutado mucho haciendola. espero que os guste!

9 comentarios:

  1. Esta preciosa! ha merecido la pena
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Lina te ha quedado preciosa ..me encanta ese acabado a pincel seco.. queda muy elegante
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que bien te ha quedado, si la ve el antiguo dueño te la pide jajajaja¡¡¡¡¡¡¡
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  4. Espectacular..te ha quedado de lujo¡¡
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Ha merecido la pena. Me gusta mucho el acabado que le has dado y la tela le va muy bien. Es una silla muy bonita y ahora luce genial.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Que preciosa te ha quedado. Un acabado divino y el tapizado que has elegido le vá genial. Muy bonita,.Lina.

    ResponderEliminar
  7. que bonita la has dejado Lina , yo tampoco la hubiera dejado escapar .... :) besoss

    ResponderEliminar
  8. Menudo cambiazo! que suerte tubo la silla de caer en tus manos. Te ha quedado preciosa Lina!

    Un beso,


    amblesmansnues.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Te ha quedado genial, yo tampoco la hubiera dejado escapar..besin

    ResponderEliminar